El cuento del tío Néstor

Otra vez, los Kirchner en el centro de la escena. Esta vez con una polémica que recién comienza con respecto a una denuncia efectuada por el abogado Alvaro De Lamadrid sobre la venta irregular de terrenos en el Calfate a bajo costo realizado por el ex intendente de esa localidad, Néstor Méndez quien por un momento se convirtió en el “Papa Noel” de muchos de los funcionarios nacionales y provinciales, entre ellos los K.

En los últimos días, la Cámara Penal a cargo del juez Rubén Lobos rechazó un recurso  del juez Carlos Narvarte para recusar a la fiscal Mercado destituida de la causa por estar implicada y en su reemplazo puso al frente de la investigación a nada más y nada menos que a Natalia Mercado, la sobrina de Néstor Kirchner e hija de Alicia Kirchner, también protagonista de la compra de terrenos, pequeño detalle.

El negocio fue redondo: La compra de terrenos en el Calafate, zona turística por excelencia, a 7,50 pesos el metro cuadrado para luego sobrevaluarla y venderla a 2 millones 400 millones de dólares.

       

 $7,50 = u$s 2.400.000

 

Además de estar comprometidos sus tíos Néstor y Cristina Kirchner, la propia fiscal Mercado en 2006 le compró a la Municipalidad 10.232 metros cuadrados al precio irrisorio de 7,5 pesos el metro cuadrado mediante un mecanismo que no guardó las formas previstas por la ley. La Cámara de Apelaciones provincial ya confirmó que la hija mayor de la ministra Alicia Kirchner no tiene motivos para apartarse de la causa. (Gentileza de http://www.malvinense.com.ar/snacional/an0708/835.htm)

Teniendo en cuenta esto, es difícil poder confiar la fehaciente labor de la fiscal al tener vínculos tan estrechos con los procesados. Según el Código Penal de Santa Cruz en el artículo 49 afirma:

“El juez deberá inhibirse de conocer en la causa citando exista uno de los siguientes motivos:

– Si como juez hubiere intervenido o interviniere en la causa algún pariente suyo dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad.

– Si fuere pariente, en los grados preindicados, con algún interesado.

– Si él o alguno de dichos parientes tuvieren interés en el proceso.”

Si bien este Código hace referencia a los motivos de inhibición de un “juez” frente a una causa, me parece que lo lógico es hacerlo extensivo en todos los ámbitos y para los distintos sujetos implicados por una simple razón:

 “Una persona no puede ser objetivo en la medida en que el acusado es conocido por el mismo y de la misma sangre.”

En realidad, esto no supuesto si se separe el aspecto personal del profesional, pero en la Argentina sabemos que esto no se correlaciona con la historia y la realidad del país donde la corrupción y la interpretación de las leyes a “gusto y piacere” es moneda corriente y más en Santa Cruz, el imperio de los Kirchner, muy parecida a “la aldea Anillaco” de Carlos Ménem.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ARCHIVO 2008

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s